Kruger Park

Un viaje de ensueño. El último continente que me faltaba por visitar y vaya si acertamos. Empezamos con la ruta!

Volamos de Madrid a Johannesburgo haciendo parada de 4 horas en Dubai (por cierto, de las 12 de la noche a las cuatro de la madrugada, el aeropuerto lleno de gente, todo abierto…increíble. Claro que dado el calor que hace en Dubai, como para aterrizar a las 2 de la tarde está el aeropuerto). Nada más llegar y recogidas las maletas fuimos a recoger también nuestro súper coche 😉 un chevrolet spar (mini) con la compañía hertz. Muy económico, con un mini maletero pero que nos hizo una gran función en nuestro recorrido por sudáfrica.

GRASKOP

La primera noche fuera del parque kruger la pasamos en Graskop. Nos alojamos una noche en Westlodge B&B. Los dueños muy familiares y amables, la habitación amplia, con calefacción y una botella de licor con bombones como recibimiento 😉 .  Fuimos a cenar a ‘Abe’ at the glass house’. Un lugar peculiar, con una iluminación muy tenue y mucha decoración sudafricana en paredes, mesa y cubertería. El dueño te atiende personalmente, te recomienda y la verdad que muy bien, los platos abundantes y típicos sudafricanos. El precio baratísimo.

Kingpli, bobotie, pudin de malva y lecheA la mañana siguiente desayunamos en el B&B muy bien tratados y con un buen desayuno (tostadas, café, zumos, frutas…).  Una vez lleno el estómago, nos despedimos y fuimos al supermercado a por provisiones. Nos alojamos en esta ciudad porque de camino al Kruger hay una ruta panorámica que recomiendan ver, y la verdad que yo la recomiendo también, tiene vistas preciosas. Nuestra primera parada en esta ruta fue la God’s Window, con unas supuestas vistas espectaculares pero a nosotros nos pilló un día de niebla y la tuvimos que entrever. Después nos dirigimos a las cataratas, Lisbon y Berlin Falls y más tarde al Bourke’s Luck Potholes, todo un espectáculo de la naturaleza que vale la pena visitar, andando entre las formaciones rocosas y viendo bichitos de lo más extraños y coloridos. Otro lindo paisaje lo encontramos siguiendo la ruta en el Blyde River Canyon donde se encuentran las Three Rondavels, formaciones montañosas que se asemejan mucho a las cabañas sudafricanas redondeadas.

God's Window lisbon/Berlin falls Photoles  Blade River Canyon Three Rondavels

PARQUE KRUGER

Una vez visto todo esto ya era hora de ponerse camino al parque Kruger. Hay varias puertas de entrada, nosotros entramos por la más cercana al campamento de Tamboti: ORPEN GATE. Antes de atravesar las puertas te encuentras a un guardia con un rifle al que le tienes que entregar documentación y papeles de la reserva, que no puedes perder o no te dejan salir (no sé como lo harán pero tampoco quisimos comprobarlo). Nada mas cruzar las puertas del parque dos jirafas se nos paran en la carretera, obstaculizando nuestro camino (un indicio de lo más oportuno que no pudo mas que predecir la maravillosa experiencia que viviríamos los días siguientes). Como buenos intrusos en su territorio nos paramos y esperamos a que sus majestades decidiesen continuar la marcha.

Tamboti: Llegamos a nuestro campamento, donde pasamos las dos primeras noches. Llegamos tipo 5pm con buena temperatura, en manga corta. Entramos a nuestra cabaña/tienda de campaña levantada sobre troncos de madera con una tela por encima, sus correspondientes ventanas echas de mosquitera y bien acondicionada: frigorífico, microondas, ropa de cama y baño…eso si, SIN calefacción claro, enchufes los justos, no he pasado mas frío en mi vida, aunque cuando llegamos estaban las «ventanas» abiertas porque acababan de limpiar, a mi entender la causa del frío de la noche dentro de la tienda, ya que la noche siguiente también hacia frío pero se estaba mucho mejor (pero vamos que digo yo que les costará un calefactor de esos chiquititos que hay para un apuro 😉 ). A pesar de todo, he de reconocer que está bastante bien para estar en mitad de la sabana, unas vistas espectaculares, con terraza, al lado de la alambrada, lugar privilegiado en las noches de barbacoa en las que se te acercan las hienas al olor del churrasco 😉 (Hay una mini tienda para comprar claro, si no de que sirve la barbacoa, y tiene todo lo esencial para que la pongas en marcha).

tamboti2

Aquí contratamos una excursión a pie con dos súper rangers acarreando un par de rifles. Íbamos demasiado ilusionados creo yo, habíamos visto en youtube vídeos relacionados en los que la gente tenía la suerte (o no) de encontrarse con leones durmiendo, cebras…pero también leímos que existía la posibilidad de NO ver absolutamente nada, que fue lo que nos pasó a nosotros, aunque al terminar la visita éramos expertos en cacas de animales salvajes, nuestro guía se encargó de explicarnos cada caca que nos encontrábamos, cogerla, olerla…e invitarnos a ello de manera insistente, cosa que hice un ‘como si’ pero por dios nooooooooooooo! Ya cuando nos íbamos de vuelta en el coche, vimos uno de los BIG FIVE: un rinoceronte! 😀

tamboti Olifants: En este campamento pasamos 3 noches. Uno de los más grandes, con bastante gente. La cabaña espectacular, por dentro y por fuera, con unas vistas increíbles al río Olifants.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El frigorífico fuera, con instrucciones de abrirlo con cuidado para que los monos no puedan ver lo que hay dentro no vaya a ser que nos quedemos sin cerveza o hamburguesas…(y además de verdad, que se me ocurrió dejar una toalla a secar en la terraza de Tamboti y tardaron menos de tres segundos en intentar llevársela). Hay un restaurante bastante grande con ofertas de menús y una terraza enorme con vistas preciosas. Y supermercado por supuesto. En este campamento contratamos dos excursiones,una diurna (que frío la virgen) y otra nocturna. Los coches son bastante amplios, cogen unas 10-12 personas e incluso más en algunos. Una recomendación por si te vas a subir a uno de estos trastos es que te abrigues, ya que tanto si sales al amanecer como que hagas otra en la que también te pille al anochecer, llévate abrigo, aunque en el coche hay mantas. El penúltimo día hicimos la del anochecer y vimos un leopardo, precioso, se le iluminaron los ojos con los focos (sí, llevas focos en el todo terreno, y puedes llevar tus propias linternas, porque piensan en todo estos sudafricanos)

olifants2
Estos señores tuvieron que pasar un mieditooooo….y a la derecha un elefante que se levantó demasiado contento aunque raro porque lo observaban (clap)
gggrrrrrr
Los restos de búfalo debajo del león, devorado horas antes. Impresionante!

olifantscrocodrile

Skukuza: Nuestro último campamento. Pasamos sólo una noche ya cerca de la salida del parque. Aquí había también bastante gente, castores merodeando por ahí y como no, MONOS.

A la mañana siguiente nos despedimos del Kruger y cogimos el avión desde Johanesburgo a Port Elizabeth para comenzar la famosa ‘Garden Route’.

CURIOSEO:

– Respecto a los mosquitos os recomiendo que os echéis antes de salir a hacer la BBQ, ya que merodean bichitos e insectos y algunos son tipo dinosaurio.

– La temperatura es fresquita por el día y la noche (abrigo, no un plumas, pero abrigo) sin embargo durante el día es bastante agradable (manga corta o manga larga finita).

– En relación a las noches en el parque, recomiendo un par de noches por campamento que escojáis. Informaos bien, ya que según la zona del parque a la que vayáis, veréis más un tipo de animales que otros. La zona norte del campamento es donde menos animales se suelen ver y la zona más humedad, lo que se traduce en muchos más mosquitos.

– Te suelen dar un mapa con los tipos de recorrido que puedes encontrar en el parque (camino de tierra o asfalto), clasificados por colores y con el tiempo que tardas en recorrerlos. A tener en cuenta que dentro del parque no se puede ir a más d e 50km/h y en algunas zonas a más de 20km/h

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *